Inicio

Lunes 23 Octubre 2017

Formulario de búsqueda

Consumo y recursos naturales

Consumo y recursos naturales

¡Consumo, luego existo! Una reflexión sobre las relaciones y repercusiones de nuestro consumo cotidiano sobre el medio ambiente y en la vida social y económica, local y global.

Ver Objetivos y contenidos del módulo

Los centros trabajan: 
  • Formando Comités Ambientales para favorecer la participación de sus miembros.
  • Creando Rincones reales o virtuales para la promoción, información y difusión del Proyecto.
  • Organizando campañas para sensibilizar a su Comunidad Educativa.
  • Realizando juegos y actividades sobre consumo responsable y separación de residuos.
  • Participando en actuaciones de RED con otros centros del Programa.
  • Reflexionando sobre sus procedimientos de compras y contratación de servicios.
  • Encuestando sobre hábitos de consumo.
  • Recogiendo datos sobre el conocimiento de la gestión de residuos.
  • Organizando mercadillos y trueques con productos usados.
  • Convocando exposiciones de trabajos realizados con residuos.
  • Promocionando el Comercio Justo.
  • Eligiendo mascota y eslogan para el Proyecto.
  • Analizando la producción de residuos en sus dependencias.
  • Reutilizando y reciclando residuos.
  • Evaluando la necesidad de recipientes para residuos en sus instalaciones.
  • Implantando la separación selectiva de residuos
  • Controlando la calidad de la separación de los residuos en sus instalaciones.
  • Introduciendo el consumo de productos reciclados.
  • Colaborando con asociaciones sin ánimo de lucro que trabajan en proyectos sociales y ambientales.
  • Visitando instalaciones municipales.
  • Organizando charlas y coloquios sobre temas ambientales, económicos y sociales.
  • Usando las redes sociales para promocionar su Proyecto.
Ambientalizamos así: 
  • Consumiendo con responsabilidad. El consumo responsable –crítico, ético, ecológico y solidario– supone planificar las compras y adquirir solo lo que es realmente necesario, así como elegir los productos más beneficiosos desde el punto de vista ambiental y social.
  • Eligiendo productos reutilizables y descartando, siempre que sea posible, los desechables. La  cultura de usar y tirar conduce al consumo de productos desechables que, en muchos casos, pueden sustituirse por otros reutilizables que realizan la misma función y generan menos residuos.
  • Evitando los productos sobreembalados. Los envases son necesarios para preservar y transportar los productos pero, con  los actuales estilos de vida y hábitos de consumo,  la producción de residuos derivados de embalajes están creciendo de forma excesiva.
  • Comprando productos de Comercio Justo. El Comercio Justo es una práctica de intercambio económico solidario que promueve la comercialización de los productos de los países empobrecidos a través de mecanismos más justos con las familias productoras del Sur y más respetuosos con el medio ambiente.
  • Practicando la regla de las 3R. La regla de las tres erres hace referencia a estrategias para la gestión de residuos respetuosas  con el medio ambiente, en las que el orden de prioridad es Reducir, Reutilizar y Reciclar los que se generan, teniendo presente que el mejor residuo es el que no se produce.
  • Separando los residuos.  La correcta clasificación de los residuos constituye un  ejercicio de buenas prácticas de minimización, al facilitar su recuperación para el empleo como materia prima en la fabricación de nuevos productos.
  • Apagando las luces y los aparatos eléctricos y electrónicos cuando no sean necesarios. Debe aprovecharse la luz natural siempre que sea posible y no dejar las luces ni los aparatos que consumen electricidad encendidos cuando no se usen. El coste energético de no desconectar un aparato, dejándolo en modo standby, es más elevado de lo que se cree.
  • Respetando lo que es de todos. Cuidar los espacios comunes y los elementos que forman parte de ellos evita el consumo de recursos humanos, económicos y materiales para reparar los impactos negativos sobre el paisaje urbano, que podrán, entonces, destinarse a otros fines.
  • Asumiendo responsabilidades. Cada aportación individual derivada de comportamientos favorables hacia el uso sostenible de los recursos y la prevención y minimización de los residuos, es fundamental para preservar el Planeta y la vida de los que lo habitan.
  • Participando en iniciativas colectivas por el consumo sostenible de recursos y productos, sumándonos con alguna actuación a las celebraciones de jornadas que invitan a la difusión, reflexión y sensibilización sobre las consecuencias de un consumo indiscriminado de recursos naturales y productos.