Inicio

Lunes 23 Julio 2018

Formulario de búsqueda

Centro que comparte: 
CEIP Fernando el Católico
Información: 

Después de haber recogido lo que quedaba de cosecha de la temporada de verano, haber limpiado las macetas y haber fabricado los carteles de nuestras verduras y hortalizas, llegó el momento de plantar... ¡qué ilusión! Es tiempo de sembrar hortalizas como rábanos, acelgas, coles y habas, pero cada cosa en su lugar.

En este primer día de siembra, tuvimos a unos fantásticos aprendices de agricultores, la clase de Tercero de Infantil A, niños y niñas de 5 años que pusieron todas sus ganas y su alegría. Nos dividimos en dos grupos: unos 10 estuvieron plantando semillas directamente en las macetas (rabanitos y habas) y el resto se colocó en nuestra mesa de trabajo para plantar acelgas y coles de Milán en los semilleros.

Con todo preparado (guantes, palas con medidor, regaderas, tierra) y un día de sol, nos dispusimos a arrancar la temporada del Huerto del Fernando el Católico.

El grupo que plantó en semilleros rápidamente se dió cuenta de que la mayor dificultad estaba en coger las semillas de una en una...¡eran taaaan pequeñas! Las semillas, además, estaban mojadas, porque habían tenido que permanecer un día en agua, para facilitar su germinación, cosas de las semillas... así que era más difícil aún manejarlas. Pero con paciencia y ayuda, cada uno de los pequeños colocó, de una en una, las semillas en su pequeño semillero y la cubrió hasta arriba con tierra.

El otro grupo, el que directamente plantó las semillas de rabanitos y habas en las macetas donde crecerá, tuvo la oportunidad de ver que las palas que usan los "agricultores de ciudad" además de palas son reglas, ya que hay que medir la distancia entre la superficie y dónde dejamos la semilla, y también la distancia entre semilla y  semilla, para que no se peleen entre ellas por el sustrato -el alimento de la tierra- y el agua. Lo que se dice "guardar las distancias".

Todos los chavales se portaron genial y lo hicieron fantástico. Una vez que estaba todo plantado...casi lo más divertido...¡regar! Cada uno cogió una regadera y regó las semillas que había plantado, bien en los semilleros, bien en las macetas.

Para ver el resultado de esta plantación habrá que esperar al menos 2 meses, pero antes ya empezarán a germinar las primeras plantitas, así que tendremos que estar atentos. Estas cuatros hortalizas necesitan sol, por supuesto, pero no en exceso (por eso se pueden plantar en otoño) y agua, pero no cada día, hay que tener cuidado de que no se encharquen las macetitas.

Las más rápidas en germinar y brotar serán las acelgas (unos dos meses), poco más (dos meses y medio) necesitan los rábanos para ser rábanos y comerlos. Para recolectar nuestras primeras habas tendremos que esperar unos 90 días (tres meses) y las más tardonas de esta primera tanda serán las coles de Milán, que tardarán en llegar a la cesta unos cuatro meses y medio, casi en primavera, aunque antes -cuando la plantita que ahora descansa en el invernadero del cole mida unos 13 centímetros- habrá que transplantarla a la maceta grande.

Así que de momento...sólo queda esperar con paciencia y dejar trabajar al sol y a la naturaleza, y regarlas una vez por semana, algo que haremos también con los niños y niñas del cole y el que quiera pasar por allí a cantarle a las plantas una canción, ¡bien hará! que hay quien dice que cantándolas crecen antes.