Inicio

Viernes 19 Octubre 2018

Formulario de búsqueda

Los árboles de Madrid captan 673 toneladas de contaminantes al año

La vegetación evita más de 3.600 casos de asma y 4.000 síntomas respiratorios agudos, dice un estudio del Ayuntamiento. 

El Ayuntamiento de Madrid ha cuantificado por primera vez la contaminación que absorben los 5,7 millones de árboles del municipio, su efecto como sumidero de carbono, la producción de oxígeno y el ahorro en Sanidad por los beneficios de un aire más limpio. La vegetación evita de esa forma más de 3.600 casos de asma y 4.000 síntomas respiratorios agudos al año, estima el estudio. Los árboles, sobre todo el pino piñonero, el plátano de sombra y la encina, captan al año 673 toneladas de polución. Esta silenciosa labor del bosque urbano, produce un ahorro de 25,7 millones anuales (el coste de usar otros medios para producir los mismos efectos).

"Se trata de ver los árboles más allá de su dimensión estética, como elementos estructurales de la ciudad, al mismo nivel que, por ejemplo, las infraestructuras de saneamiento o las eléctricas", explica Antonio Morcillo, subdirector de Conservación de Zonas Verdes y Árbol del Ayuntamiento de Madrid. Para determinar esos beneficios adicionales que el bosque urbano aporta a los madrileños se ha utilizado el programa informático i-Tree Eco desarrollado por el Servicio Forestal de Estados Unidos. Los trabajos, que han durado un año, se circunscriben al término municipal. La herramienta combina datos sobre composición y estructura de la vegetación, de contaminación atmosférica y meteorológicos. De esta forma, se obtiene la cantidad de contaminación eliminada cada hora y su valor económico.

El bosque urbano de Madrid, compuesto por 506 especies, entre las que destacan los pinos, encinas, plátanos de sombra y olmos, es un gran sumidero de sustancias como el ozono, el dióxido de azufre, el dióxido de nitrógeno, el monóxido de carbono, además de partículas en suspensión menores de 2,5 micras, todas ellas nocivas para la salud.

Fuente: El País

Accede a la noticia completa en la web de El País